1 de mayo: Día del Trabajador…

0

pizap.com14305143386031Hoy es  feriado en muchas partes del mundo, porque han transcurrido 129 años de la revuelta obrera de 1886 que consiguió imponer la jornada laboral de ocho horas en Chicago. Esta reivindicación costó la vida a cuatro trabajadores de prensa y un carpintero, quienes fueron condenados sin las garantías del debido proceso y colgados al año siguiente… José Martí describió este hecho así: “En danza horrible, murieron dando vueltas en el aire, embutidos en sayones blancos”… La conmemoración del Día del Trabajo, o de los trabajadores, o de San José Obrero (según las distintas confesiones políticas) recuerda aquellos episodios.

En 1889, tres años después de la “Masacre de Chicago”, una organización de trabajadores de muchos países, la Segunda Internacional, declaró al 1° de Mayo como el “Día Internacional de los Trabajadores”, reivindicándolo como una jornada de lucha.

Si miramos ahora este día desde la historia de nuestro país, esta fecha también resulta emblemática…

Nosotros también tenemos nuestros mártires…De algunos, de algunas, sabemos sus nombres, otros, otras, permanecen en el anonimato… Hombres y mujeres honestos que no claudicaron ante dificultades, ni abjuraron de sus convicciones ante el peligro, que no apostaron a la resignación ni a la muerte del futuro… Fueron trabajadores y trabajadoras de la Nación Argentina.

Comenzamos a conmemorar este día desde fines del siglo XIX. El primer acto se realizó en 1890, en el Prado Español de Buenos Aires, y contó con la participación de numerosos movimientos obreros, integrados en su mayoría, por inmigrantes alemanes, italianos, españoles y portugueses.

A partir de la primera presidencia de Juan Domingo Perón (1946-1952), el día del trabajador alcanzaría una notable importancia, organizándose celebraciones multitudinarias en todo el país. A raíz de las numerosas reivindicaciones obreras logradas por el peronismo, el 1º de Mayo se convirtió en un día emblemático. Entre las diversas manifestaciones de la época se destaca la convocatoria de los obreros en la Plaza de Mayo, que llegaban en multitud desde temprano para escuchar el discurso del Presidente Perón, quien siempre destacó a la clase trabajadora argentina como la columna vertebral que vehiculiza la lucha por un país mejor.

Mucho tiempo tuvo que pasar para que esto comenzara a hacerse realidad a través de la invitación: “Vengo a proponerles un sueño…” y los trabajadores y trabajadoras comenzamos a marchar porque sabíamos que era posible soñar otro tiempo: el tiempo del trabajo, del salario digno, donde ser jubilado o jubilada es sentirse útil y ser adolescente un privilegio… El tiempo que asegura el derecho a la vida, es decir al alimento, a la familia, al trabajo, a la salud, a la vivienda, al cumplimiento de las leyes, al reclamo justo por nuestros salarios…

Si bien aún queda mucho camino por recorrer, creo que  estamos en el tiempo exacto para continuar caminando ese sueño, para defenderlo, para cuidarlo, para que no nos lo arrebaten como en otras épocas oscuras de nuestra patria…

Por ello, estimado lector, estimada lectora, en este día tan especial y desde el sector de los trabajadores, les decimos  que aquí estamos, dando nuestro aporte, para continuar la utopía… Para  seguir profundizando, extendiendo y desarrollando la democracia que tanto nos ha costado conseguir…

Hoy por hoy, Argentina continúa caminando… Los trabajadores, las trabajadoras sabemos que falta un gran trecho por recorrer y lo que es más importante aún: afortunadamente estamos convencidos que no queremos repetir o reproducir aquellos tiempos históricos que tanto daño hicieron a la Patria y que con cada lucha, con cada esfuerzo nacional nos alejamos, nos distanciamos del infierno de las políticas neoliberales a las que nos tenían condenados.

Por ello nuestra solidaridad con todas aquellas personas: trabajadoras, trabajadores que viven en otras partes del mundo y que están atravesando horas difíciles y muy tristes con pérdida de empleo y derechos laborales…

A ustedes que nos siguen, nuestro compromiso de seguir batallando, desde nuestro sector para que el trabajo sea el gran organizador social de una Patria Justa, Libre y Soberana…

Los saludamos, las saludamos con la convicción: ¡¡Ni un paso atrás!!

¡¡Feliz día!! Equipo ADFEDUCA

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*