11 de setiembre: Propuesta de Acto Escolar

2

DSC08680

Con una propuesta de Acto Escolar, cerramos este Especial de “¿Comenzamos a pensar el 11 de setiembre?…

La misma consiste en una idea básica para llevar adelante ese Acontecimiento Educativo. Consta de todos los momentos puntuales que estás acostumbrada o acostumbrado a planificar, de manera tal que puedas intervenir con ideas nuevas para que éste se convierta en una verdadera situación de enseñanza-aprendizaje, considerando las efemérides como parte del Proyecto Institucional.

Sostenemos  la idea que las efemérides y la organización de los Actos Escolares van muchísimo más allá de adornar un telón de fondo, por eso es que (en publicaciones anteriores) te presentamos algunas actividades preparatorias que pueden utilizarse como herramientas para hacer que ese día se convierta en oportunidad de crecimiento personal y comunitario.

Esperamos haber ayudado en este cometido.

Cuelgo aquí abajo cómo pensamos el Acto del día del Maestro.  ¡¡ Hasta cada momento!!  Sarita


11 de Setiembre: Acto del Día del Maestro.

Introducción:

 ¡Buenos días!

El maestro es un sembrador de ideas en los surcos de la vida… En Panamá, en el año  1943 la Conferencia Interamericana de Educación recomendó celebrar el Día Panamericano del Maestro el 11 de septiembre porque es la fecha del fallecimiento del Educador y Presidente Argentino Domingo Faustino Sarmiento. Hoy nos reunimos aquí para honrar en la memoria de Sarmiento, la memoria de otros grandes educadores argentinos y latinoamericanos que, con su ejemplo de investigación y vida, marcaron un camino que intentamos seguir con dignidad día a día.

Entrada de Banderas de Ceremonias:

«La educación no cambia al mundo… Cambia a las personas que cambiarán el mundo…»Comenzamos este Acto saludando el ingreso de las Banderas de Ceremonias. En primer lugar la Bandera Nacional, posteriormente la Provincial. Nos ponemos de pie y las recibimos con un caluroso aplauso… (Pueden agregar los nombres de los alumnos abanderados).

Himno nacional Argentino e Himno Marcha Formosa:

Con fervor patriótico invitamos a los presentes a entonar las estrofas de nuestro Himno Nacional Argentino. Seguidamente haremos lo propio con la Canción Provincial que nos identifica: el Himno Marcha Formosa.

Palabras alusivas:

Pensar en los niños y las niñas como sujetos de derechos es lo que posibilita encontrar puntos de encuentro en dos de los agentes más importantes para su desarrollo: las familias y la escuela (los maestros y maestras)… A continuación escucharemos las palabras alusivas al día de la fecha, a cargo de una mamá (o papá) de nuestra comunidad educativa, la Señora (o Señor) …………………………………………:

«Hoy, que festejamos el día del maestro, les propongo a los grandes (familias y maestros) hacer el ejercicio de recordar qué aprendíamos nosotros, los adultos, cuando éramos chicos e íbamos a la escuela. Es decir, recordar a nuestros maestros… A los “maestros de la vida”, a los que nos formaron, a los que nos hicieron más humanos, a los que con sus palabras y actos nos enseñaron a  ser mejores personas…

Quizás los recuerdos que se nos vengan a la cabeza no tengan que ver con docentes “perfectos”, de esos que están siempre contentos y arman clases interesantes y divertidas. Algunos tuvimos la suerte de tener una o dos maestras de esas que no se olvidan; otros, en cambio, quizás tengan que hacer un esfuerzo mayor por recordar… Pero seguramente todos tenemos, en la niñez o en la adolescencia, fija en nuestra memoria, alguna anécdota que nos hizo mejores, o más alegres, o más felices. Y en esa anécdota, en ese recuerdo, el protagonista era un maestro, uno de estos “Maestros con Mayúscula” de los que quiero hablar hoy. ¿Por qué recordamos esos momentos como memorables? Creo que por dos razones: porque aprendimos cosas importantes y porque nos enseñaron de una manera distinta.

Traigamos algunos de esos recuerdos: el reto de la maestra después de la pelea con un compañero, la charla de alivio ante una humillación, un chiste, una sonrisa, una pregunta, un pedido de disculpas… En la escuela, además de números y letras, aprendimos todas estas cosas, y hasta tuvimos la suerte de aprendarlas jugando o experimentando.

En esos momentos aprendimos cosas fundantes que hoy debemos seguir enseñando a nuestros hijos: que la violencia nunca sirve para resolver nada (porque crea más problemas), que es importante tomarse un tiempo para pensar, que está bien decir lo que sentimos y creemos, que todos somos distintos y eso es bueno, y que ningún ser humano es más importante que otro, que la solidaridad es imprescindible…

Hay un proverbio africano que dice: “Para educar a un niño hace falta todo un pueblo”. Por eso estas palabras están dirigidas a todos los adultos aquí presentes, seamos padres, madres o maestros: porque todos somos “maestros de la vida”. Todos somos responsables de la educación de los chicos y de la sociedad que estamos construyendo. Sigamos educando, juntos, a nuestros hijos. Juntos, cada uno desde su lugar, desde su espacio, padres y maestros. Ese es el desafío. No perdamos la oportunidad de enseñar con el ejemplo, de marcar los límites con claridad y con ternura, de decirles a los chicos qué está bien y qué está mal, de ser coherentes y sostener con los actos lo que pensamos y decimos; de luchar por lo que sabemos justo; de mostrarles que, aunque a veces parezca más difícil, siempre es mejor cuando los proyectos son colectivos.

Y, ahora sí, unas palabras especialmente dedicadas a ustedes, quienes eligieron trabajar en educación:

Gracias, maestros, por hacer de la escuela el lugar colectivo más confiable y el que brinda el amparo más profundo. Gracias por trabajar con orgullo en la educación pública. Gracias por creer que la escuela pública no es “la escuela de los pobres” sino, ante todo, aquella que garantiza la igualdad de oportunidades, el lugar donde se cumple el derecho que todos los niños tienen de aprender. Gracias por el compromiso, que hace de los alumnos sujetos responsables y críticos. Gracias por los números y las letras, que hacen que nuestros hijos se conviertan en seres libres… Gracias por alimentar en nuestros hijos la alegría del compartir, la esperanza de un mañana mejor y la magia de hacer los sueños realidad…»

Entrega de regalitos de los niños a los Docentes de la Casa:

Los alumnos de 3º grado harán entrega a las docentes de la institución de las tarjetitas de salutación que ellos mismos confeccionaron.

Participación chicos y chicas del sexto grado:

En 1870 por Decreto Presidencial se crea Escuela Normal de Paraná (Entre Ríos), para «…formar maestros competentes para las escuelas primarias…». Una escuela para preparar a los que iban a trabajar en las escuelas. Desde entonces se crearon muchas de ellas y se formaron maestras argentinas que quedaron eternamente en nuestro recuerdo.

Nuestro país tuvo y tiene docentes de vasta experiencia que dejaron y dejan huella… Una de esas docentes  fue la conocida santafesina Olga Cossetini, creadora de la Escuela Activa.

Alumnos de Sexto Grado leerán algunos fragmentos de las memorias de Olga Cossetini.

«…A mediados del año 1935 llegué a Alberdi para hacerme cargo de la dirección de la Escuela “Dr. Gabriel Carrasco”.

Me cautivó el barrio con sus gentes, su río, sus quintas, las arboledas llenas de pájaros,  las calles de tierra sombreadas por paraísos perfumados en primavera,y las zanjas orladas de verbenas rojas y lilas  que llegaban florecidas hasta el umbral de las puertas.

Los vecinos eran sencillos, cordiales y los niños andariegos, alegres, en bandadas bulliciosas, recogían semillas para sus juegos, imitaban el silbo de los pájaros, jugaban en los huecos del barranco o con cañita al hombro iban a pescar mojarras al río cercano.

Estaban identificados con el paisaje; Y les gustó la escuela porque no los privó de sus ideas ni de su curiosidad primaria en el descubrimiento de insectos, flores, plantas, ni de su placer de deambular por las calles.

La escuela les organizó sus juegos, orientó su curiosidad, su interés y los condujo al estudio y al trabajo ordenado y metódico.

Así, poco a poco surgieron los observadores, los dibujantes, de una planta, de una flor, de un insecto, los imitadores del canto de los pájaros que motivó la creación del coro de pájaros que tanta emoción causaba en los visitantes.

Los maestros se adaptaron al cambio; la atención, la observación, la independencia dentro del orden, fue creando un ambiente nuevo, cuyo origen estaba en el interés y en la libertad condicionados.

Este contacto directo con los seres y las cosas, esta actividad bien dirigida dio a la escuela, podríamos decir, un ritmo nuevo que permitió a los maestros  y a los niños descubrir que el monótono repetir de una lección, de un concepto, de una clase, se transformaba en trabajo gustoso, útil, placentero, ordenado, creador…»

Canción:

Uno de los grandes Pedagogos Latinoamericanos, Paulo Freire, decía: “Enseñar no es transferir conocimientos, sino crear las posibilidades para su producción o construcción. Quien enseña, aprende al enseñar, y quien aprende, también enseña al aprender…” En este día, queremos renovar, en cada uno de nosotros, el compromiso de enseñar y aprender… A continuación, los niños de quinto grado, junto a la docente de música, interpretarán la canción: “Tú me enseñaste a volar” de Pedro García Franco. (La canción está en el artículo anterior con el mp3 y la letra)

Himno a Sarmiento:

La figura de Domingo Faustino Sarmiento inspiró a  la Conferencia Interamericana de Educación en 1943 para que recomendara celebrar, cada 11 de setiembre, el Día Panamericano del Maestro… Invitamos a todos los presentes a cantar el “Himno a Sarmiento”, estrofas que nos han acompañado desde siempre a los  y las habitantes de este hermoso país.

Retiro de las Banderas:

Acompañamos con un respetuoso aplauso el retiro de las Banderas de Ceremonias, a quienes honramos cada día desde nuestro Ser Argentino.

Cierre del Acto:

De esta manera agradecemos su presencia y damos por finalizado el presente acto.

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

2 comentarios

Comentar

*