2 de mayo: Día Nacional del Crucero ARA General Belgrano

0

pizap.com14305745201681El 26 de junio de 1998, con el decreto 745/98, se declaró el día 2 de mayo como «Día Nacional del Crucero A.R.A General Belgrano». Esta acción se realizó en recuerdo de todos los tripulantes que murieron como consecuencia del ataque sufrido a ese buque de la Armada Argentina, durante el conflicto bélico del Atlántico Sur que ocurrió entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982.

El día 18 de mayo de 2001 se promulgó la Ley 586/01, que declara al día 2 de mayo, de cada año, como «Día de los Tripulantes del Crucero A.R.A. General Belgrano».

Repasemos los hechos acaecidos…

El día 16 de abril de 1982 el ARA General Belgrano partió bajo las órdenes del comandante Héctor Bonzo. Su dotación estaba conformada por oficiales, sub-oficiales, cabos, marineros, conscriptos y dos civiles (encargados de la cantina del buque y voluntarios en la misión).
La tripulación del buque ascendía a 1.093 tripulantes.

Después de permanecer unos días patrullando en la zona de Isla de los Estados, el 22 de abril a las 18:30, el Belgrano tomó el puerto de Ushuaia, para reabastecerse y cambiar un lote de munición. Este puerto se convirtió así en el último lugar argentino donde estuvo el crucero.

La mañana del 24 de abril, la embarcación abandonó el puerto. Cuatro días más tarde (el día 28), se reunió al norte de Isla de los Estados con los destructores Piedra Buena y Bouchard y el petrolero de YPF Puerto Rosales, conformando así el Grupo de Tareas 79.3 (GT 79.3). Los destructores tenían la función de protegerlo, formar una cortina y tratar de ponerlo a salvo, tanto de enemigos de superficie, como aéreos o submarinos. El General Belgrano, como nave capitana del grupo, se debía mantener en espera en la zona entre los meridianos de Isla de los Estados y el Banco Burdwood.

La tarde del sábado 1 de mayo, minutos después de las 20:00, el crucero recibió nuevas órdenes.
Su función sería la de rematar con sus cañones a los buques británicos dañados, ya que el alcance y pegada de sus torres de 6 pulgadas lo convertían en una herramienta válida. Para entonces, las alternativas evaluadas por el comandante Bonzo y su plana mayor incluían la entrada a la denominada Zona de Exclusión Total (ZET), contacto táctico con los buques británicos, rechazo de posibles ataques aéreos y soportar posibles ataques de submarinos nucleares en la zona de operaciones.

Las órdenes dadas a los buques del GT 79.3 indicaba la previsión de movimiento hacia las 05:30 del 2 de mayo, con un rumbo 33.5 º que los acercaría a la Task Force británica transitando ya dentro de la ZET. Debido a problemas en el portaaviones, por su baja velocidad y la escasez de viento suficiente en la zona, se obligó a retrasar el ataque.

El informe recibido por el GT 79.3 a la 1:00, dio a entender una posible cancelación de la operación, ya que la flota británica había cesado los ataques aéreos contra Puerto Argentino y Pradera de Ganso, además de iniciar el movimiento de los portaaviones que se alejaban de la Isla.

La cancelación definitiva del ataque llegó a las 05:00, sorprendiendo al GT 79.3 mientras estaba en pleno movimiento. Se recibió entonces un mensaje del comando superior donde se ordenaba un cambio de las operaciones planificadas con anterioridad. Ahora debía mantenerse en un área más hacia el oeste en espera de nuevas órdenes.

 A las 15:20 el Belgrano se dispuso rumbo 290º, ubicándose a 100 millas de la Isla de los Estados y a 35 de la ZET, de esta manera el GT 79.3 realizaba un giro por estribor con la proa hacia el este, manteniéndose así en el área de espera indicada.

Pocos minutos antes de las 16:00, el submarino nuclear HMS Conqueror recibió la orden de hundir al ARA General Belgrano. El Conqueror, comandado por Chris Wreford Brown zarpó desde su base de Faslane (HMNB Clyde), ubicada al sureste de Escocia, y además de su tripulación, llevaba un grupo comando de unos 12 hombres denominado SBS (Special Boat Squadron). Portaba 32 torpedos MK24 y MK8 más antiguos pero suficientemente probados y con una carga de torpex de 340 kg.

A las 16:02, mientras los artilleros que se encontraban de guardia probando algunos mecanismos y la torre II buscaba posibles blancos en el horizonte, el buque se sacudió violentamente fruto de una poderosa explosión, seguida del cese inmediato de energía e iluminación que paralizó a los 1093 tripulantes. Este fue el primero de los 3 torpedos MK-8 lanzados por el Conqueror desde una distancia de 5 km aproximadamente (aunque sólo los 2 primeros dieron en el blanco, el tercero golpeó en el casco del Bouchard sin explotar). El capitán del submarino confesó después que la elección del arma usada fue dictada por la antigüedad del mismo crucero: un torpedo de la segunda guerra mundial hundiría a un crucero del mismo período…

Durante esos minutos, el personal comenzó a dirigirse a las estaciones de abandono asignadas. El buque tenía 72 balsas salvavidas, de las cuales 62 eran las necesarias y el resto eran de reserva.

Hacia las 16:10 la inclinación (escora) aumentó 1° por minuto, por lo que el barco ya tenia 10° a babor. El casco comenzó a hundirse con mayor incidencia de popa, debido a la gran entrada de agua al hangar y a la sala de máquinas. Como prevención, se comenzaron a arrojar las balsas al agua, que se abrieron automáticamente al caer. Quedaron flotando, al costado, sujetas por las amarras. Pocos minutos más tarde se estabilizó la inclinación y creó la esperanza de que el buque se mantendría más tiempo a flote.

A las 16:23 el comandante Héctor Elias Bonzo dio la orden de abandonar la nave… A las 17:00 el buque se había hundido…

Hasta aquí los hechos… ¿Reflexionamos?

El total de bajas del ARA General Belgrano representa la mitad de los muertos argentinos en la Guerra del Atlántico Sur. Murió el 30% de la dotación. Esto significa que de 1093 tripulantes, pudieron ser rescatados 770 personas… Los 323 que no volvieron, quedaron en esas aguas…

Es éste otro saldo amargo que nos ha legado la Dictadura… En el orden interno nos dejó 30.000 desaparecidos, el atraso en todos los cánones de la vida nacional y el incremento abismal de la deuda externa (que más tarde otros se encargaron de seguir profundizando)…

Muchas personas murieron por aquellas épocas en mi país, en tu país… Sus familias debieron reconstituirse, mientras que los responsables guardaban silencio y se escondían en las sombras…

Por eso hoy es un día de ejercicio de la memoria… Porque en aquel momento de la historia argentina se juntaron una dictadura en retirada, que necesitaba legitimarse para poder perpetuarse, utilizando una causa nacional (Malvinas) y un gobierno impopular en Inglaterra que terminó ganado legitimidad a partir de la guerra…

Tengamos presente siempre estos hechos para que no vuelvan a repetirse…

Tengamos presente siempre también a nuestros muertos (en este caso del ARA Gral. Belgrano), 200 de los cuales tenían entre 19 y 20 años, los restantes eran adultos… Todos murieron injustamente…

Para ellos, entonces, que en paz descansen…

Para los que volvieron, sus familiares, y las generaciones venideras: nunca más en nuestro país desaparecidos, nunca más en la patria situaciones como las acontecidas en un territorio (y sus alrededores) que sabemos, por derecho y convicción, que es nuestro.

Equipo ADFEDUCA 

Datos históricos extraídos de:

http://www.malvinasalta.com.ar/index.php/heroes-del-crucero-gral-belgrano.html

 

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*