23 de mayo: Día del Trabajador de la Educación

0

23mayo

El 23 de mayo, se cumplen veintiséis años de la lucha de toda la Docencia Argentina que culminó con la histórica Marcha Blanca, hito en el desarrollo del Movimiento Sindical Docente en nuestro país.

La Marcha Blanca fue una lucha docente nacional histórica en reclamo de la paritaria nacional, el salario básico unificado y Ley de Financiamiento Educativo.

Recordemos el escenario educativo de la Argentina del 87 y sus reclamos al gobierno que no tenían respuesta… Recordemos las sucesivas manifestaciones y marchas docentes que no provocaban la apertura al diálogo por parte de las autoridades nacionales… Todo esto hizo que el conflicto fuera inevitable…

Por eso, a comienzos de 1988, pocos días antes del inicio del Ciclo Lectivo, un Congreso Extraordinario de CTERA votó la huelga por tiempo indeterminado y el 14 de marzo comenzó el paro…

Las negociaciones con el Gobierno Nacional, en la Comisión de Política Salarial, y con los gobiernos provinciales fueron inútiles. La huelga se extendió por cuarenta y dos días…

El 18 de mayo, desde el norte, sur y el oeste del país partió un marcha que convergió en la Capital Federal el 23 de mayo. Así, la docencia argentina protagonizó lo que muchos consideran una gesta histórica para la educación del país, pues la lucha se erigió en defensa de la escuela pública junto al pueblo.

Dada esta situación, ese día, el VII Congreso Extraordinario de la CTERA  declaró  que, todos los 23 de mayo, se conmemoraría el “Día del Trabajador de la Educación”, para recordar que también, en la acción sindical cristalizada en la “Marcha Blanca”, “…los maestros no dejamos de enseñar, enseñamos a luchar…”

Esta gesta histórica es muy cara para el sentimiento de todos los educadores, dado que la Marcha Blanca representa el ícono de nuestra identidad como Trabajadores y Trabajadoras de la Educación Argentina.

¡¡Que tengas un excelente día hoy!! y que, cuando vuelvas a las aulas, lo hagas con renovadas fuerzas porque, ese 23 de mayo de 1988, tuvo el mismo sentido que bien  expresa Freire en “Pedagogía: diálogo y conflicto”: “…El grito silenció el antiguo poder y otorgó voz a las masas antes silenciadas… Es una educación que tiene que ver con la palabra escrita y hablada, que tiene que ver con oír y con hablar. No hay duda alguna que también tiene que ver con la lucha… Antes no puede ser hecha por el poder que silencia, sino solamente dentro de los movimientos sociales populares, dentro de los sindicatos…”

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*