26 de agosto: Día Nacional de la Solidaridad

0

tuxpi.com.1409065552

Por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nro. 982/88, nuestro país decidió que todos los  26 de agosto se celebraría el Día Nacional de la Solidaridad. Esta fecha no se eligió al azar, sino porque un día como hoy, pero del año 1910, nacía en Skopje (en la actualidad Macedonia) Agnes Gonxha Bojaxhiu, más bien conocida como La Madre Teresa de Calcuta”, quien acerca de su natalicio expresaba:“…No nací en 1910 como dicen mis documentos, sino un 10 de setiembre de 1946 en una calle de Calcuta, cuando tropecé con el cuerpo de una mujer moribunda.- Ratas y hormigas le subían por las llagas.- La alcé, caminé hasta un hospital y pedí una cama para ella.- La mujer murió allí, en la primera, la última y seguramente la única cama que tuvo en su vida…”

Desde los 18 años ingresó en la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto y fue allí donde se cambió el nombre por el de Teresa, en honor a la santa patrona de los misioneros, Teresa de Lisieux.

 Al mismo tiempo que enseñaba en el convento irlandés de Loreto, comenzó a preocuparse por los enfermos y por los pobres de la ciudad de Calcuta, lo que la llevó a fundar una congregación con el objetivo de ayudar a los marginados de la sociedad.

En 1950 el Vaticano la autorizó a comenzar con su congregación que  llamó las “Misioneras de la Caridad”. Desde entonces, su misión, fue cuidar a “…los hambrientos, los desnudos, los que no tienen hogar, los lisiados, los ciegos, los leprosos, toda esa gente que se siente inútil, no amada, o desprotegida por la sociedad, gente que se ha convertido en una carga para la sociedad y que son rechazados por todos…”, en textuales palabras de la Madre en  1970. Nueve años más tarde (1979), obtuvo el Premio Nobel de la Paz y al año siguiente recibió, por su labor humanitaria, el más alto galardón civil de la India: el Bharat Ratna.

A los 87 años, Teresa de Calcuta falleció en la India el 5 de septiembre de 1997 a causa de un paro cardíaco. En 2003, fue beatificada por el papa Juan Pablo II.

El ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta significó  un reto a la conciencia de la humanidad debido a que impartió valores de solidaridad, respeto, familia, comprensión, esperanza y cooperación. Por todo ello, en nuestro país, desde el 30 de agosto de 1998 se instituyó la fecha de su natalicio como Día Nacional de la Solidaridad: por el trabajo y sacrificio realizado por ella.

Estimados lectores y lectoras: el testimonio de vida de esta  Mujer, encarnado en el dolor y el sufrimiento de los más excluidos, es un modelo indiscutible de servicio y amor solidario, capaz de interpelarnos individual y socialmente. La solidaridad es una virtud social que debemos cultivar como pueblo, para que las actitudes de toda la sociedad estén imbuidas de un profundo espíritu de compromiso con el bien común, apartándonos de posturas egoístas, superando la indiferencia y generando actos cotidianos de servicio y cercanía con las realidades de las personas y comunidades más desfavorecidas.

Como educadores y educadoras podemos intervenir, a través de nuestra práctica cotidiana, en la construcción de una sociedad cuyos cimientos sean los valores de solidaridad, igualdad y justicia social porque esta tarea que hemos elegido: la de educar, es y debe ser verdadera  praxis, reflexión y acción nuestra, sobre el mundo, para transformarlo en ese sentido.

¡¡Feliz día!!  Equipo ADFEDUCA

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*