7 de Julio: Día de la Conservación del Suelo.

0

collage-2015-07-06 (1)¡¡Hola!!

A través de las líneas que siguen intentaremos contarte qué se celebra este día, por qué y para qué. Haremos esto de la mano de fuentes reconocidas consultadas.

Para comenzar, entonces, vamos a remontarnos 5000 años antes de Cristo, cuando las primeras grandes civilizaciones comenzaron a cultivar el suelo y se produjo un fuerte proceso erosivo… Babilonios, Fenicios y otros pueblos no advirtieron los efectos erosivos de la lluvia sobre sus suelos ondulados y desnudos como consecuencia del desmonte de los bosques y la desaparición de las praderas naturales. Así se originaron las primeras grandes áreas erosionadas.

En América, con la llegada de los primeros colonos, se inició la agricultura extensiva, por lo que el problema de la erosión de suelo no es tan viejo; no obstante, su efecto también se hizo sentir porque cuando el suelo dejaba de producir aquellos y aquellas que lo trabajaban cambiaban de lugar… Al aumentar el número de productores y acrecentarse, con ello, la competencia por las tierras, lo que acabamos de señalar ya no se pudo hacer… Entonces, aquellos países que advirtieron la problemática comenzaron a aplicar prácticas que les permitieron cultivar el suelo sin erosionarlo. Así, En EEUU (alrededor del año 1900), Hugh Hammond Bennet, científico pionero en la lucha contra la erosión, comenzó a publicar sus trabajos. En memoria de su desaparición física se instituyó, el día 7 de Julio, como el Día de la Conservación del Suelo. En nuestro país, por Decreto de la Presidencia de 1963, se instituye esa fecha como Día Nacional de la Conservación del Suelo.

Ahora bien, hay una pregunta que, de suyo, es importante responder llegados a este punto… ¿Qué es el suelo?

El suelo es un sistema dinámico y complejo cuya función es servir como soporte mecánico para el crecimiento de las plantas, pero también es el medio a través del cual éstas toman el agua y los nutrientes que necesitan para su desarrollo. Es el principal capital con que cuenta el productor y por extensión, la comunidad toda, especialmente aquéllas que basan su economía en la producción agropecuaria por eso, la responsabilidad de mantenerlo productivo no recae solamente sobre quienes están directamente vinculados/as a su uso, sino también sobre aquellos y aquellas que, de una u otra manera, intervienen o influyen sobre el proceso productivo u obtienen beneficios a partir del mismo.

Las personas que se dedican a la producción se “comunican” con el cultivo para lograr las respuestas que desean, mediante las prácticas de manejo del suelo que llevan a cabo (laboreo, riego, fertilización, etc.). Cuando un suelo se encuentra en condiciones productivas adecuadas para cumplir con su función, se dice que es de buena calidad. Pero cuando se hace uso irracional del suelo se genera una alteración de sus propiedades que facilita la pérdida  parcial o total de su capacidad para cumplir con su función. Este fenómeno de disminución o pérdida de calidad del suelo se denomina degradación.

Son muchas y muy numerosas las causas que, poco a poco, van degradando las condiciones óptimas de los suelos. Entre las más importantes se encuentran: la Erosión (desgaste de la superficie terrestre por la fragmentación de los materiales), el Transporte (traslado de los detritos de unos lugares a otros), la Meteorización (cambio de las rocas en contacto con el viento, el agua, etc.) y la Sedimentación (depósito de sedimentos que llegan a originar rocas sedimentarias).

 La erosión es el más grave de los procesos de degradación. Podemos definirla como la pérdida de las capas más fértiles del suelo y, por ende, de gran parte de sus condiciones para producir. Entre las causas que  la  originan podemos citar al viento (eólica) y al  agua (hídrica). Por la acción de esos agentes climáticos, las capas superficiales son arrancadas de su emplazamiento original y transportadas hasta lugares a veces muy distantes. El suelo removido no podrá ser retornado, y tardará muchos años en volver a formarse. El resultado final de este proceso son tierras improductivas cuya condición es, en gran parte de los casos, poco menos que irreversible.

De las 280.000.000 has que abarca la Argentina, 112.000.000 has (40%) están afectadas en algún grado por procesos de degradación, principalmente por erosión. Tierras de alto valor para la producción agrícola, se encuentran hoy dañadas por los efectos de este proceso. Se estima que, para las zonas húmedas de nuestro país, la degradación por estas causas se incrementó a razón de 250.000 has/año en los últimos 30 años. En lo que respecta a la zonas áridas o semiáridas, más de 21.000.000 has se hallan afectadas por erosión eólica, con incrementos de 60.000 has/año en ese mismo período.

Como puede observarse, a través de esos datos, el problema de la erosión existe y no puede ser negado de ahí que las alternativas no son muchas: o se deja que nuestros suelos vayan perdiendo gradualmente su capacidad de producir, o se decide conservarlos para asegurar la subsistencia de las generaciones futuras. Por eso es de verdadera importancia crear la inquietud para que, en forma conjunta, productores, contratistas, profesionales, estudiantes, docentes, empresarios y toda la comunidad en general tome conciencia de los riesgos que implica la pérdida de un recurso natural de tan vital importancia como es el suelo.

Entonces, ¡¡a recordar!! que el suelo es importante porque:

  • El ecosistema en el cual vivimos no podría existir sin él.
  • Actúa como un filtro para proteger el agua, el aire y otros recursos.
  • Las bacterias que en él se encuentran oxidan el metano y el óxido nitroso, haciéndolos menos peligrosos.
  • En su crecimiento, las plantas requieren 16 nutrientes esenciales y, excepto tres, los restantes se consiguen en el suelo.
  • Recicla los residuos orgánicos (hojas, rastrojo, raíces, desechos animales, etc.) en nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.
  • Las plantas necesitan una gran cantidad de agua para su crecimiento, y el suelo es la mejor unidad de almacenaje.
  • Construye un excelente sistema de distribución del agua.
  • El agua subterránea se mueve libremente a través del suelo recargando otras áreas.
  • El 85% del dióxido de carbono atmosférico proviene de las reacciones encontradas en el suelo.
  • Las plantas, animales y microorganismos del suelo son óptimos recicladores del carbono, propiciando una saludable atmósfera para todos nosotros.

Además de todo lo explicitado y para que te asombres (en el caso que no conozcas los datos que exponemos abajo) o rememores (en el caso que ya lo sepas):

  • Una cucharada de suelo contiene más microorganismos que toda la población de la Tierra.
  • Los actinomicetes que se encuentran en el suelo le dan (cuando está recién labrado) ese característico aroma fresco.
  • El peso total de los organismos vivientes en los primeros 15 cm del suelo en 1 ha es de 5000 a 20.000 kg.
  • La cantidad de lombrices en el suelo va desde 0 a cientos de miles. En condiciones apropiadas, éstas pueden producir 800.000 pequeños canales por ha que conducen agua a través del suelo después de un chaparrón.
  • Una cucharadita de suelo contiene más de 50 millones de bacterias.
  • En nuestro país pueden encontrarse más de 5000 series diferentes de suelo.
  • Las lombrices mueven por año de 1 a 1000 toneladas de suelo/ha.
  • Virtualmente toda el agua fresca que cae sobre el suelo viaja sobre él, a través de él, se evapora desde él, se almacena en él o interactúa con él conduciendo muchos elementos químicos y participando en los procesos biológicos.

Por todo esto y debido a que el suelo, en sí mismo, alberga a una gran diversidad de especies de micro flora y fauna, además de ser poseedor de grandes cantidades de nutrientes que dan sostén a la vida en la Tierra, requiere de la atención de todos y todas para lograr su protección y conservación.

Y ya que mencionamos la palabra conservación es bueno saber que, en la actualidad, este concepto se basa en un profundo conocimiento del proceso erosivo, ya sea de la erosión hídrica  o  la eólica. En la primera, la gota de lluvia al caer sobre el suelo provoca la separación del mismo en pequeñas partículas, las que son transportadas por el escurrimiento del agua acelerando la desagregación. En el caso de la erosión eólica, el proceso se basa en principios similares: el viento actúa como agente externo produciendo el movimiento de las partículas del suelo en tres formas diferentes: saltación, suspensión y arrastre superficial.

Estos conocimientos son fundamentales porque han servido de base para la elaboración de técnicas y prácticas conservacionistas.

De ahí que para todas aquellas Naciones cuya economía depende de la riqueza del suelo, su cuidado es fundamental. Nuestro País, TU PAÍS, ha tomado conciencia de ello y sus Instituciones Agropecuarias realizan tareas conservacionistas, que deberán ir aumentando gradualmente para preservar la productividad de todas las áreas agrícolas ganaderas afectadas.

El Día de la Conservación del Suelo pretende ser un día en el que podamos tomar conciencia sobre la importancia que tiene para los humanos, animales y plantas, es decir, para todos los seres vivos la conservación del suelo… Por ello es imprescindible que cada uno de nosotros y nosotras aprendamos a  conservar el lugar en el que vivimos  y se poyan nuestros cimientos: la superficie terrestre. Quemar y cortar los árboles puede ser una de las causas de la erosión de la superficie, el uso exagerado de fertilizantes puede ser la causa de empobrecimiento del suelo, entro otros muchos ejemplos en donde la mano de los humanos tiene mucho que ver en lo que respecta a conductas que ejemplifican exactamente lo contrario a la conservación del suelo…

Ahora contame vos: ¿cómo, qué hacés con los chicos y chicas de tu escuela para formar ciudadanos y ciudadanas que tengan contacto con el suelo, con la naturaleza y aprendan a cuidarla y respetarla? ¿Sabés? La escuela es uno de los lugares ideales para que, desde ella, nuestros alumnos y alumnas practiquen y pongan en marcha proyectos que enseñen a la comunidad toda que el suelo, en sí mismo, posee grandes cantidades de nutrientes que dan sostén a la vida en la Tierra y por eso hay que cuidarlo y conservarlo. De todos y todas depende… Como Docentes Progresistas estamos convencidos, convencidas que trabajas en esa línea…

¡¡Que hayas tenido un excelente día hoy!!   Sarita  

Fuentes consultadas:

http://www.agrobit.com/Documentos/A_11_Uso%20y%20ma%5C764_ag_000005su[1].htm

http://www.ambiente.gov.ar/?aplicacion=calendario&IdPagina=25

http://www.ambientum.com/calendario/suelo.htm

 

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*