Caminar… Entre un año que se va y otro que viene…

0

NoticiasVamos a simbolizar al tiempo con una rueda…

Año tras año comprobamos que esta rueda gira y gira: una y otra vez… Abriendo y cerrando círculos…

Pareciera que el tiempo no descansa nunca… Sí, como una rueda…

Faltan poquísimas horas para terminar este año que se nos ha dado para vivir y vamos a comenzar otro…

Así, este tiempo que hoy cumple 365 días mañana brotará en un Año Nuevo, otra oportunidad para renovar la esperanza: nuestra guardiana de los sueños,  la que nos ayuda a mantener la utopía…

Y si lo pensamos bien, este 2015 que se va nos presenta el desafío de reinventar la esperanza, no por terquedad, sino por imperativo existencial e histórico, a reconstruirla día a día, con objetivos claros,  a hacer más que hablar, a conocer el mundo para transformarlo y  a  recrearla en el corazón y la mente de los oprimidos y excluidos, de los trabajadores y trabajadoras de la educación,  de nuestros alumnos y alumnas… Todos ellos y todas ellas construyen sueños y pelean por hacer escuchar su voz… Todos ellos y todas ellas trabajan por un mundo mejor y más justo…

Por eso, que en este tiempo que está por nacer (el 2016), mantengamos bien en alto la bandera de la esperanza… Solo ella nos ayudará a no detenernos ante situaciones límites, sino convertirlas en el inédito viable, la propia utopía, la búsqueda de ser más personas, más ciudadanos, más ciudadanas, más trabajadores, más trabajadoras de la educación.

¿Sabés?, la utopía no existe sin la esperanza y transitar ese camino exige mantener vivo el gusto por la rebeldía, por la curiosidad, por la capacidad de arriesgarse, de aventurarse, de crear y de recrear, abandonar el dogmatismo y dar lugar a la interrogación, la emancipación y la concienciación,  reforzar la capacidad crítica, la curiosidad, la no-sumisión…

Trabajar en la esperanza y por la esperanza es aprender a decir la palabra verdadera porque, al decirla, estamos transformando el mundo…

Por eso te deseo, junto a Freire y estos versos de Aejandra Moglia…

“Que la palabra
renazca y nos abrace
brote de la risa cristalina
de la lluvia refrescante
y nos encienda.

Sea voz y camino
abrazo y beso
caricia y mano solidaria.

Que la palabra
siga siendo
poesía en el corazón
del pueblo
nuestro canto
que siembra
justicia y dignidad.

Que siempre sea
la palabra
nuestra fuerza
y nuestra lucha
la esperanza
que acaba con todas
las trampas
de los instaladores
de tristezas”.

A vos, que nos seguís dese que este Portal abriera sus puertas…

 A vos, Docente Progresista, que entendés que las personas no nos hacemos en el silencio, sino en la acción y en la reflexión…

A vos, que llevás muy adentro de tu ser y trabajás por la defensa de la escuela pública: esa que resiste y sueña…

A vos… ¡¡Feliz año nuevo!!

 

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*