El Instituto de Estudios de América Latina (IDEAL) Parte 4: Fundamentos

0

100_6377Crítica Epistemológica de las Ciencias Sociales:

Los trabajadores como fuente de construcción del conocimiento.

Cuando decimos que debemos recrear una matriz autónoma de pensamiento popular latinoamericano supone interrogarse acerca del potencial teórico inmerso en las experiencias históricas y en las fuentes culturales de los sectores populares. Implica reconocer la legitimidad de las concepciones y los valores contenidos en las memorias sociales que, en el transcurso de cientos de años, fueron procesando la “visión de los vencidos”, una visión diferente de la historia iniciada con el pensamiento de la Modernidad europea de los siglos XV y XVI. Conlleva la reivindicación de esas otras ideas sobre las cuales se han sustentado distintas experiencias y movimientos políticos de América Latina. Ese es nuestro objetivo: los sindicatos, como expresión de la construcción colectiva, en todas sus formulaciones históricas (el sindicato contemporáneo, la montonera federal), son la fuente de la construcción colectiva de conocimiento.

La memoria colectiva a pesar del hostigamiento o la represión, dan cuenta de la existencia de una línea histórica nacional-popular en Nuestramérica. Línea histórica que recupera las tradiciones culturales populares, las luchas por la emancipación y resistencia, los intentos y aspiraciones autonomistas, las identidades sociales y regionales. Procesos que fueron alimentando las identidades populares, vertebradas en nuevas realidades nacionales y continentales, expresadas políticamente en momentos decisivos como puntos de consolidación de voluntades colectivas, en proyectos y liderazgos construidos alrededor de convocatorias para la afirmación de la dignidad nacional y social.

Nuestros héroes de la independencia, formularon las coordenadas de una matriz autónoma de pensamiento que plantea recuperar los relatos de resistencias a la expoliación colonial. De la misma forma, formulan sus reivindicaciones culturales, políticas y económicas cuestionando la matriz de dominación existente. Y hoy, queremos y debemos retomar esos lineamientos que aún continúan vigentes ante la autonomía inconclusa en germen en el pensamiento de Simón Bolívar, José de san Martín, José Artigas, Miguel Hidalgo, José Martí, entre otros.

Nos convoca la nación latinoamericana, en tanto forma parte de nuestra memoria colectiva, pero sobre todo, nos convoca a la construcción de un futuro de unidad. La unidad de Nuestramérica que estuvo en las esperanzas de tantos millones de hombres y mujeres a lo largo de los siglos, como mandatos que perviven en la profundidad de la historia. Unidad latinoamericana en la diversidad y solidaria, respetuosa de las peculiaridades y de los Estados y de sus tradiciones culturales. Una integración sustentada sobre el reconocimiento de la dignidad de los otros en la convicción de que solamente en el proyecto de unidad nuestroamericano tienen sentido y significancia las memorias colectivas y las tradiciones de cada uno de nuestros países. La unidad de América Latina, que se manifiesta en la sincronía de sus procesos históricos, marca a las naciones del continente como integrantes de un destino común.

Decimos con Eduardo Galeano: “La Historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será”. Por eso cuando queremos ver nuestra actualidad y contar cómo funciona el saqueo del imperio “aparecen los conquistadores en las carabelas y, cerca, los tecnócratas en los jets, Hernán Cortés y los infantes de marina, los corregidores del reino y las misiones del FMI, los dividendos de los traficantes de esclavos y las ganancias de la General Motors. También los héroes derrotados y las revoluciones de nuestros días”.

¿Por qué el Instituto de estudios de América Latina?

Esta propuesta de Instituto de estudios de América latina de la central de Trabajadores de la Argentina, pretende ser un aporte para el abordaje de temas que consideramos fundamentales de nuestra realidad global y regional que debe involucrar fundamentalmente, a los dirigentes y referentes políticos, sociales, sindicales, barriales, profesionales, empresariales y todos aquellos que hoy día, son parte de este momento de transformación de los países de Nuestramérica.

La nueva realidad política que describimos, tal como lo han reconocido sus diferentes líderes y dirigentes populares, se enfrenta a una situación deficitaria en cuanto a la formación de sus propios cuadros profesionales, políticos, sociales. El desguace del estado promovido por el Neoliberalismo produjo un déficit cuantitativo y cualitativo de cuadro profesionales, como así también la falta de profesionales adecuadamente formados para la creación de nuevas áreas, necesarias para el modelo económico, político, social y cultural en ciernes. Por otro lado, las dictaduras del continente nos han negado la posibilidad de contar con los cuadros mejores preparados que la etapa requería. Cuadros sin los cuales el trasvasamiento generacional de las experiencias sociales, de la memoria colectiva y de las luchas políticas, se dificulta.

Es necesario que estos cuadros que nutren al nuevo estado en ciernes estén marcados por un fuerte compromiso político hacia este proyecto de transformación, pero además fogoneado por las experiencias sociales de construcción colectiva y, fundamentalmente, nutrido de una perspectiva crítica hacia el pensamiento dominante, pensamiento en el que cunden también los elementos neoliberales del individualismo y del consumismo. Por ello, es necesario que esos cuadros políticos estén incluidos en una perspectiva crítica de la epistemología social.

Por ello se hace necesario, en el marco de esta propuesta, producir un impulso de búsqueda, de reflexión y de creación de los actores de organizaciones sociales, sindicales, políticas, académicas para avanzar en un mayor compromiso político-intelectual latinoamericano ya que la participación popular es el motor de la consolidación de los procesos de integración.

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*