Paulo Freire… Más actual que nunca…

0

13139033_1080645718659060_6726146917856840523_n¡¡Hola!!

El 2 de mayo (hace ya veinticinco días), se cumplieron diecinueve años de la muerte de Paulo Freire…

Considerado una figura referente en área de la enseñanza, impulsó su propio método de alfabetización, el cual influyó las renovaciones pedagógicas que tuvieron lugar en América Latina, África y Europa durante la segunda mitad del siglo XX.

Paulo nació en Recife, capital del estado brasileño de Pernambuco (una de las regiones más pobres de ese extenso país latinoamericano). Obtuvo el título de Doctor en Filosofía e Historia de la Educación en 1959 y fue docente en Universidades de Brasil, Chile, Estados Unidos y Suiza.

Fundó un sistema educativo que hoy conocemos como Pedagogía de la Liberación y fue el representante más sobresaliente del movimiento conocido como Educación Popular. Ésta surgió en un momento histórico en el que emergían formas alternativas para comprender la realidad latinoamericana: la Teoría de la Dependencia, el Método de Investigación- Acción Participativa y la Filosofía de la Liberación. Junto a estas formas alternativas de comprensión de la realidad se dio un proceso de renovación de la espiritualidad cristiana (inspirado en el Concilio Vaticano II) que luego se llamará Teología de la Liberación. Y es en Brasil (tierra natal de Freire) donde todas estas corrientes de pensamiento echarán raíces generándose así un proceso de intercambio y de influencia recíproca.

Ahora bien, inspirado en el pensamiento de Marx, Lukács, Sartre, E. Fromm, Fanon, Merleau-Ponty, Gramsci, Marcuse, Mounier, Maritain, Cardonnel (entre otros), el desarrollo y puesta en marcha de su teoría propiciaron su exilio a raíz del golpe militar de 1964.

Fue consultor del Concejo Mundial de Iglesias en Suiza. Asesoró reformas educativas en países en proceso de descolonización, como Guinea-Bissau, donde contribuyó a la elaboración de un programa nacional de alfabetización.

Anastasio Ovejero Vernal (Universidad de Oviedo) relata en “Paulo Freire y la Psicopedagogía de la liberación” que, “…cuando en 1979, tras quince años de exilio, volvió a su país, el brasileño Paulo Freire afirmó en una entrevista: ‘Siendo educador soy necesariamente un político, pero hay una diferencia entre ser un político en tanto que educador y ser un educador en tanto que político. Yo soy exactamente lo primero: soy un político porque soy educador’. Y aunque hay quienes han pretendido distinguir en la obra de Freire entre un núcleo pedagógico puro, técnico y funcional, como mero método de enseñar a leer y a escribir, y su contenido político comprometido, no es posible de ninguna manera hacer esa distinción. Pedagogía, psicosociología e ideología van inextricablemente unidas en Freire. No es posible separar ninguno de estos elementos sin desnaturalizarlos. Y es que, para él, una práctica educativa realmente democrática no puede contentarse con ser una mera “capacitación técnica”, como pretende el sistema capitalista, dado que, añade el pedagogo brasileño, ‘el neoliberalismo enseña al obrero a ser un buen mecánico, pero no a discutir la estética, la política y la ideología que hay detrás del aprendizaje´.

Ahora bien, la educación no es necesariamente, en sí misma, liberadora. Depende de quién la utilice y con qué fines. Según Freire no se puede hablar de educación a secas sino de ´educación para qué, educación en favor de quiénes, educación contra qué´. Y es que la educación puede ser liberadora pero también puede ser manipuladora y domesticadora, es decir, esclavizante. De ahí que afirmara taxativamente Freire: ‘A las clases dominantes no les gusta la práctica de una opción educativa orientada hacia la liberación de las clases dominadas. Ésta es mi opción: un trabajo educativo, cuyos límites reconozco, que se dirija hacia la transformación de la sociedad en favor de las clases dominadas’.

Por otra parte, la pedagogía de Freire es psicosocial, es claramente psicología social. Se trata, por consiguiente, de una psicosociopedagogía, ya que, para él, como para Mead y el interaccionismo simbólico, el ser humano es ante todo un ser comunicativo, dialogante, un ser de relaciones intersubjetivas. En definitiva, para Freire la educación liberadora es necesariamente encuentro interpersonal, es decir, diálogo. De lo contrario, no será liberadora sino opresora…”

Paulo ocupó el cargo de Secretario de Educación del Municipio de Sao Paulo desde 1989 a 1992. Cinco años más tarde, fallece.

Su compromiso ético-social ha quedado grabado en la memoria colectiva  y en los más de  27 libros y trabajos  grupales editados, que fueron traducidos a más de 18 idiomas.

A 19 años de su desaparición física su pensamiento continúa inspirando a educadores y educadoras de América Latina y el mundo, dado que el mismo se convierte en una guía práctica para la acción, una guía que orienta la construcción de una Educación Liberadora contra la Educación de Mercado que hoy pretende imponer el modelo neoliberal…

Recordemos: la verdadera educación, para Paulo, es siempre praxis, es decir, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo… Y esto estimado lector, estimada lectora, es de perenne actualidad…

Entonces, vale la pena recordarlo no sólo como un intelectual crítico, cristiano, claramente influenciado por el pensamiento filosófico más avanzado y progresista de Europa, sino, como él mismo dijo: “me gustaría que me recordaran como un hombre que amó profundamente la vida”…

Yo agrego que también lo recordaré como alguien profundamente humano, que me enseñó que otra educación es posible…

Diariamente trabajo en esa línea ¿y vos?

Que tengas una muy buena jornada.  Sarita

Fuentes:

http://filosofiaysociedadpanama.blogspot.com.ar/2016/05/recordando-paulo-freire-el-pedagogo-del.html

http://www.psicothema.com/psicothema.asp?id=136

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*