Pensar y pensarse… Preguntando-Nos… (Parte 2)

0

1EQfVkj7YVYl72awI4kXfTl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJ¡¡Hola!

¿Retomamos las preguntas planteadas el martes pasado? Seguramente mientras reflexionabas habrán surgido otras nuevas y eso ¡es muy bueno!… Por eso hoy te propongo que continuemos pensando juntos, juntas…

A partir de las palabras de Freire en “Pedagogía de la Autonomía” y “La Educación como Práctica de la Libertad”, básicamente, planteamos estas cuestiones:

  • ¿Cómo, de qué manera valorizamos el conocimiento de otros, de otras, su participación, cómo buscamos la unidad en la diversidad?
  • ¿Te mirás como un/a enseñante o como un facilitador/a? El término “facilitador, facilitadora” se utilizó mucho en la década de los 90 con la “Ley Federal de Educación”, ¿te acordás?… ¿Por qué será?…
  • La educación, en todas sus formas y niveles, es política y apunta a la construcción de un modelo de persona, de país y de mundo. Por eso, pensá en todas las situaciones de diseño, enseñanza y labores de la praxis cotidiana… ¿Qué modelo estuviste ayudando a construir y/o  actualizar?…

Releyendo estos interrogantes caemos en la cuenta de que son amplísimos, pero cuentan con la ventaja de transformarse en disparadores para comenzar a dialogar, en nuestro interior, acerca de las prácticas pedagógicas cotidianas que desarrollamos en la escuela…

Partiendo de ellos entonces, quiero comentarte que, para Freire  el camino de la educación y el camino de la libertad son uno solo en su propuesta… Lo que comúnmente se denomina  “ el método” de este pensador Latinoamericano va mucho más allá de eso. Siguiendo a Stella Accorinti en su Trabajo “Matthew Lipman y Paulo Freire. Conceptos para la libertad” puede expresarse que: “…Para Freire… conocer es leer y releer el mundo, es transformarlo. Conocer no es sólo construir categorías de conocimiento que nos permitan desvelar algo oculto, o levantar castillos de categorías muertas con las cuales solazarnos, o conceptos para comunicar en congresos, encuentros, simposios, para que nos  escuchen los entendidos. Conocer es construir categorías del pensamiento que hagan posible la lectura del mundo, su  interpretación, su transformación. No son categorías a priori del sujeto, sino que son parte de su cuerpo mismo, de su historia,  de su vida, de su mundo. Ellas son el mundo y hacen el mundo…”

De ahí la primera cuestión de hoy… O mejor varias que se desprenden del párrafo anterior: ¿Cómo hemos construido nuestras categorías de conocimiento a lo lago de la propia biografía escolar?, ¿cómo efectuamos la lectura del mundo?, ¡cómo lo interpretamos?, ¿cómo, de qué manera ayudamos a los alumnos y alumnas a  construir categorías de pensamiento que les posibiliten leer el mundo, interpretarlo? ¿Qué posibilidades tenemos para hacerlo, qué nos falta, cómo o qué hacemos para buscarlas, en el caso de que nos falten?

Desde la mirada de Freire, una de las obligaciones que tenemos como docentes es la de conocer. No podemos innovar si no conocemos. Pero… ¿Qué es conocer? Desde esta postura, conocer significa efectuar una actividad intencional y ligada a un proyecto. Dice Accorinti, explicando a Freire: “…Los seres humanos, hombres y mujeres, somos pro-yectos. No estamos yectos, no estamos muertos.  Conocer es una actividad viva.  Lo contrario no es conocer, es sólo tragar momias conceptuales y luego escupirlas ante alguien  que solicita  esa tarea para avalar que el conocimiento existe en quien repite lo que le enseñaron (no lo que aprendió). El/la que  conoce no se adapta al mundo, sino que crea el mundo. Y éste es el modo en que humas y humanos podremos dejar de  sobrevivir para poder vivir. Humanas y humanos tenemos intereses (Habermas), curiosidades (Freire)  y esperanzas (Bloch). La educación debería, al menos,  mantener vivos estos atributos de humanos y humanas. Si no hace al menos esto, ¿qué está  haciendo la educación?…”

Te pregunto, me pregunto, en relación a lo expuesto: ¿Qué estuvo haciendo la educación que recibimos desde que comenzamos el primer Nivel del Sistema? ¿Qué está haciendo al respecto la educación actual? ¿Qué educación recibimos cuando nos formamos como docentes? ¿Qué está haciendo hoy la educación permanente, cristalizada por ejemplo, en la capacitación? ¿De qué hablamos cuando hablamos de aprender?

Con Freire podríamos decir que aprendemos durante toda la vida, que acopiar conocimiento no es aprender, que es importante (al menos) aprender a pensar por nosotros mismos (aprender a aprender), que aprendemos lo que es significativo, lo que construye sentido o lo que es construido como sentido, para nosotros y nosotras. Que los tiempos de aprendizaje no son los mismos para todos y todas, que la construcción de la significatividad tiene tiempos pero también esos tiempos tienen que ver con las historias personales y sociales.

¿Qué es enseñar para vos?… ¿Qué es aprender?… ¿Cómo enseñás-aprendés?

De lo que venimos diciendo, prosigue Stella Accorinti: “…, no hay en la propuesta de Freire sólo un método, sino que lo que hay es una  propuesta para la libertad  La libertad es la categoría  central de su concepción educativa, desde sus primeras obras  la  educación es una camino de la libertad, y su propósito es la transformación radical de la realidad, para mejorarla, para tornarla  más humana,  para permitir que los hombres y las  mujeres sean reconocidos , para que  sean artesanos  de su propia historia y no  objetos a ser estudiados en una historia que no les pertenece. La liberación, como objetivo de la educación se sitúa en el horizonte de una visión utópica de la sociedad y del  papel de la educación. La educación debe incitar a la lectura crítica del mundo. El mundo es  inacabado, incompleto, eso  implica la denuncia de la realidad opresiva, de la realidad injusta (inacabada) y, consecuentemente, de crítica transformadora,  por lo tanto, del anuncio de otra realidad. El anuncio es necesario como un momento de una nueva realidad a ser creada. Esa  nueva realidad del mañana, es la utopía del educador de hoy.  Esa utopía, que es un no-lugar, no está cristalizada, sino que está viva y en permanente movimiento. Es el propio camino que caminamos…”

Perdón por lo extenso de la cita pero me pareció valioso transcribirla y además nos da pie para otras cuestiones que hoy no vamos a ahondar… Creo que ya tenemos suficientes con las planteadas ¿no te parece? Así es que te propongo algo: vamos a darnos todo este fin de semana para releer, pensar, dialogar con nosotros mismos esto que estuvimos tratando hoy. Mientras tanto yo iré colgando algunos tips (en el Face) relacionados con el artículo que estás leyendo ahora y, si te parece, nos encontramos nuevamente aquí (en TU PORTAL) el día lunes, para continuar mirando (no desde fuera… estamos incluidos, incluidas) la cotidianeidad escolar 2014.

¡¡Hasta entonces!!  Sarita

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*

No announcement available or all announcement expired.