Proyecto Formosa 2014: Enseñar y aprender en escuelas diversas, una apuesta a la inclusión (Parte 3)

0

10525682_733567406700811_6934812787873397287_nA fines de julio del 2014, un grupo de estudiantes del Profesorado de Educación Primaria del Instituto de Formación Docente N° 36 de José C. Paz, provincia de Buenos Aires, junto a sus profesores, emprendieron un viaje a escuelas de Educación Intercultural Bilingüe de Las Lomitas, Formosa. Junto a algunos compañeros de ADF, recorrimos las escuelas de la comunidad pilagá de Campo del Cielo, de El Descanso y de La Bomba.

Sin desmerecer las anteriores visitas, que nos llenaron el alma de alegría, los guardapolvos de manos infantiles y la cabeza con muchas preguntas, las visitas a las escuelas de las comunidades pilagá fueron desestructurantes, movilizadoras e inquietantes. Nos interpelaron en relación a las formas de pensar el trabajo con el otro, a la manera en que se incluyen la comunidad y los ritmos que hacen a la rutina escolar. Fueron tres experiencias diferentes, pero con igual inclusión en la diversidad.

Entre las cuestiones que permitieron comprender la interculturalidad fue la presencia del MEMA (el10547520_732618173462401_245152185022572511_n maestro especial para la modalidad aborigen). En cada escuela, el MEMA es una pieza clave. No sólo traduce en lengua materna las lecciones de cada día, sino que sirve de nexo con la comunidad. En cada uno vimos el cariño y la bondad que ponen día a día para que los niños pilagá puedan estar en una escuela que respete su lengua y sus costumbres. Nos impactó cómo trabajan con el maestro común, cómo  intercambian y colaboran en el aspecto pedagógico, conformando así una verdadera pareja pedagógica. Imposible pensar el trabajo del uno sin el otro.

También nos pareció maravilloso la presencia de la comunidad en la vida escolar y la figura del cacique como co-conductor de la institución. Esta forma de pensar la conducción de una escuela, donde no queda el poder centralizado en la dirección y la comparte con el cacique, con su particular mirada, amplía el sentido de lo democrático. Es posible pensar en la co-gestión del gobierno escolar y las comunidades pilagá nos dieron una lección de ello.

10574522_732690896788462_7584595353277157326_nLos programas del Ministerio de Educación cobran un sentido particular en estas comunidades. Vimos los trabajos de los niños, recreando canciones populares, cantándonos en su lengua, bailando sus danzas, mostrando las riquezas de su cultura. Estar, conversar y jugar en cada una de estas escuelas fue una experiencia única. Ìbamos expectantes con una valija llena de preguntas. Y nos devolvieron aprendizaje de ser y estar con el otro.

Al principio de esta tanda de escritos,  hablábamos de un nos-otros, del encuentro y del recibimiento. En esta experiencia, hemos comprendido que sólo es posible la construcción de un nos-otros, cuando podemos mirar, advertir, entender que los otros son diferentes, pero que en esa diversidad está la riqueza del encuentro, y que sólo se puede recibir cuando nos disponemos a ir al encuentro del otro. Nos enseñaron que es posible enseñar en la diversidad, y que sólo se puede enseñar solidaridad y trabajo colaborativo, si lo practicamos con quien nos ayuda a enseñar. Nos mostraron un poco de su mundo y por esa ventana comprendimos que nuestra tarea será siempre mágica, cuando nos encontremos con la mirada de un niño.10537398_731207393603479_1257321790868353979_n

Por último, sólo queda agradecer a cada uno de los compañeros de ADF que hicieron posible este viaje: Luis, Rubén, Sara, Edith y los que seguramente siguieron la aventura, aunque no los hayamos visto. La CTERA nos hace compañeros y ese sentido del compañerismo, posibilita todos los éxitos y las mejores enseñanzas para nuestros futuros maestros.  Gracias!!!!!!!!!!

Analía Meaurio

(Integrante de la Comisión Directiva de SUTEBA General Sarmiento y profesora de la Asignatura “Campo de la Práctica”)

Compartir

Acerca del Autor/a:

Sara Navarro

Comentar

*